• IGLESIA SOLDADOS DE LA CRUZ

MESA DE FE: DESDE LA CUEVA


Octubre 5, 2020


Matutina: Salmo 142

Meridiana: Salmo 5

Vespertina: Salmo 27


El Salmo 142 nos presenta al suplicante David clamando por la protección divina desde la oscuridad de una cueva.

Allí mientras depende solamente de la misericordia de Dios compone una de las más bellas canciones que muestran su confianza en Él.

Es lamentable que este mismo hombre, un tiempo después, olvidara todo esto y cediera a la tentación, sin tener en cuenta que podía hacer uso de este mismo medio efectivo para pedir socorro.

Esta lección nos hace entender una realidad indiscutible en la naturaleza caída del hombre; nos es más fácil acordarnos de Dios y de su presencia cuando estamos en apuros que cuando estamos en paz. Es más común clamar en medio del dolor o la desesperación que cultivar una relación íntima con Él solo por lo que Él es. Las cuevas de nuestra necesidad han escuchado más oraciones que cualquier otro lugar.

Es en las cavernas de la desesperación donde el alma clama con más intensidad e insistencia que lo que está dispuesta a hacer desde el palacio de la tranquilidad. Tengamos presente al Señor en la felicidad y en la angustia. El Señor debe ser nuestro primer pensamiento tanto en el gozo como en el llanto.


-Rolando Madruga


Señor, eres tu mi gozo en la bendición y el consuelo en mi tribulación.






#RolandoMadruga


Matutina: Salmo 142


1  <> CON mi voz clamaré á Jehová, Con mi voz pediré á Jehová misericordia.

2  Delante de él derramaré mi querella; Delante de él denunciaré mi angustia.

3  Cuando mi espíritu se angustiaba dentro de mí, tú conociste mi senda. En el camino en que andaba, me escondieron lazo.

4  Miraba á la mano derecha, y observaba; mas no había quien me conociese; No tuve refugio, no había quien volviese por mi vida.

5  Clamé á ti, oh Jehová, Dije: Tú eres mi esperanza, Y mi porción en la tierra de los vivientes.

6  Escucha mi clamor, que estoy muy afligido; Líbrame de los que me persiguen, porque son más fuertes que yo.

7  Saca mi alma de la cárcel para que alabe tu nombre: Me rodearán los justos, Porque tú me serás propicio.



Meridiana: Salmos 5


1  <> ESCUCHA, oh Jehová, mis palabras; Considera la meditación mía.

2  Está atento á la voz de mi clamor, Rey mío y Dios mío, Porque á ti oraré.

3  Oh Jehová, de mañana oirás mi voz; De mañana me presentaré á ti, y esperaré.

4  Porque tú no eres un Dios que ame la maldad: El malo no habitará junto á ti.

5  No estarán los insensatos delante de tus ojos: Aborreces á todos los que obran iniquidad.

6  Destruirás á los que hablan mentira: Al hombre de sangres y de engaño abominará Jehová.

7  Y yo en la multitud de tu misericordia entraré en tu casa: Adoraré hacia el templo de tu santidad en tu temor.

8  Guíame, Jehová, en tu justicia á causa de mis enemigos; Endereza delante de mí tu camino.

9  Porque no hay en su boca rectitud: Sus entrañas son pravedades; Sepulcro abierto su garganta: Con su lengua lisonjearán.

10  Desbarátalos, oh Dios; Caigan de sus consejos: Por la multitud de sus rebeliones échalos, Porque se rebelaron contra ti.

11  Y alegrarse han todos los que en ti confían; Para siempre darán voces de júbilo, porque tú los defiendes: Y en ti se regocijarán los que aman tu nombre.

12  Porque tú, oh Jehová, bendecirás al justo; Lo cercarás de benevolencia como con un escudo.




Vespertina: Salmo 27


1  <> JEHOVA es mi luz y mi salvación: ¿de quién temeré? Jehová es la fortaleza de mi vida: ¿de quién he de atemorizarme?

2  Cuando se allegaron contra mí los malignos, mis angustiadores y mis enemigos, Para comer mis carnes, ellos tropezaron y cayeron.

3  Aunque se asiente campo contra mí, No temerá mi corazón: Aunque contra mí se levante guerra, Yo en esto confío.

4  Una cosa he demandado á Jehová, ésta buscaré: Que esté yo en la casa de Jehová todos los días de mi vida, Para contemplar la hermosura de Jehová, y para inquirir en su templo.

5  Porque él me esconderá en su tabernáculo en el día del mal; Ocultaráme en lo reservado de su pabellón; Pondráme en alto sobre una roca.

6  Y luego ensalzará mi cabeza sobre mis enemigos en derredor de mí: Y yo sacrificaré en su tabernáculo sacrificios de júbilo: Cantaré y salmearé á Jehová.

7  Oye, oh Jehová, mi voz con que á ti clamo; Y ten misericordia de mí, respóndeme.

8  Mi corazón ha dicho de ti: Buscad mi rostro. Tu rostro buscaré, oh Jehová.

9  No escondas tu rostro de mí, No apartes con ira á tu siervo: Mi ayuda has sido; No me dejes y no me desampares, Dios de mi salud.

10  Aunque mi padre y mi madre me dejaran, Jehová con todo me recogerá.

11  Enséñame, oh Jehová, tu camino, Y guíame por senda de rectitud, A causa de mis enemigos.

12  No me entregues á la voluntad de mis enemigos; Porque se han levantado contra mí testigos falsos, y los que respiran crueldad.

13  Hubiera yo desmayado, si no creyese que tengo de ver la bondad de Jehová En la tierra de los vivientes.

14  Aguarda á Jehová; Esfuérzate, y aliéntese tu corazón: Sí, espera á Jehová.




CONTENIDO ADICIONAL:

AÑO BÍBLICO, GUÍA DE ORACIÓN Y ACTIVIDADES

AÑO BÍBLICO

Zacarías: 4 5 6

GUÍA DE ORACIÓN

Cadena de Oración por País por Localidades & Ministerios:


  • Panamá-Cuervito

  • Honduras-Quebrada De Arena


ACTIVIDADES:

Fin de semana Especial:


  • Cuba Campaña Evangelística. Zona Oriental.

  • Ministerio de Caballeros Semana de actividades


SALMO DEL MES:


Salmos 5

1  <> ESCUCHA, oh Jehová, mis palabras; Considera la meditación mía.

2  Está atento á la voz de mi clamor, Rey mío y Dios mío, Porque á ti oraré.

3  Oh Jehová, de mañana oirás mi voz; De mañana me presentaré á ti, y esperaré.

4  Porque tú no eres un Dios que ame la maldad: El malo no habitará junto á ti.

5  No estarán los insensatos delante de tus ojos: Aborreces á todos los que obran iniquidad.

6  Destruirás á los que hablan mentira: Al hombre de sangres y de engaño abominará Jehová.

7  Y yo en la multitud de tu misericordia entraré en tu casa: Adoraré hacia el templo de tu santidad en tu temor.

8  Guíame, Jehová, en tu justicia á causa de mis enemigos; Endereza delante de mí tu camino.

9  Porque no hay en su boca rectitud: Sus entrañas son pravedades; Sepulcro abierto su garganta: Con su lengua lisonjearán.

10  Desbarátalos, oh Dios; Caigan de sus consejos: Por la multitud de sus rebeliones échalos, Porque se rebelaron contra ti.

11  Y alegrarse han todos los que en ti confían; Para siempre darán voces de júbilo, porque tú los defiendes: Y en ti se regocijarán los que aman tu nombre.

12  Porque tú, oh Jehová, bendecirás al justo; Lo cercarás de benevolencia como con un escudo.



Octubre

He amado tus mandamientos

Más que el oro, y más que oro muy puro.

Salmo 119:127



265 views
  • Facebook - círculo blanco
  • Twitter - círculo blanco
  • YouTube - círculo blanco

641 W.  Flagler St. Miami, FL. 33130

© Copyright Soldiers of the Cross of  Christ Church.

Todos los derechos reservados.

Managed by the Communications Ministry SCC.