• MESA DE FE Y ACTIVIDADES

FEBRERO 7: LA MESA DE FE, AÑO BÍBLICO Y GUÍA DE ORACIÓN

ENCONTRANDO CONSUELO



Matutina: Salmo 86

Meridiana: Salmo 2

Vespertina: Salmo 16


Hay mañanas en las se hace más difícil levantarse y peor si aunque no quieras, tienes que prepararte para el trabajo. Y ni siquiera en la hora devocional sientes que mejora mucho tu disposición.

Una de esas mañanas cuando conducía mi auto para la oficina, hasta el día parecía estar acorde con mi estado de ánimo, pues no se veía el sol por ningún lado y una llovizna fría y desagradable completaba el cuadro de ese día nublado.

Casi sin pensarlo encendí el CD y las palabras de un himno que canta el trío Juárez, resonaron en mis oídos, tocando mi corazón con su mensaje de consuelo y aliento, levantando mi espíritu y llenándolo de gratitud hacia un Salvador tan amoroso y bueno como es Jesús. “Si caigo me levantas pues Tu mano me sostiene, si lloro me consuelas y me das de Tu alegría, si me siento sola y temo, tú me brindas compañía, si sopla el recio viento, me das dulce paz. Eres la luz que alumbra la oscuridad”. ¡Qué consuelo tan directo para el cansado espíritu! ¡Qué alivio saber que no estamos solos en medio de la confusión de la vida!

Que el mensaje de Jesús, ya sea a través de un himno, la lectura de la Biblia o una oración, toque el corazón, devuelva la calma, reafirme la fe, dé fuerzas para continuar, es una de la gloriosas experiencias de la vida de un creyente, por medio de las que podemos encontrar consuelo.


-Judith Stone


Gracias, Señor, por el consuelo que recibo de Ti.





#JudithStone


Matutina: Salmo 86


1 INCLINA, oh Jehová, tu oído, y óyeme; Porque estoy afligido y menesteroso. 2 Guarda mi alma, porque soy pío: Salva tú, oh Dios mío, á tu siervo que en ti confía. 3 Ten misericordia de mí, oh Jehová: Porque á ti clamo todo el día. 4 Alegra el alma de tu siervo: Porque á ti, oh Señor, levanto mi alma. 5 Porque tú, Señor, eres bueno y perdonador, Y grande en misericordia para con todos los que te invocan. 6 Escucha, oh Jehová, mi oración, Y está atento á la voz de mis ruegos. 7 En el día de mi angustia te llamaré: Porque tú me respondes. 8 Oh Señor, ninguno hay como tú entre los dioses, Ni obras que igualen tus obras. 9 Todas las gentes que hiciste vendrán y se humillarán delante de ti, Señor; Y glorificarán tu nombre. 10 Porque tú eres grande, y hacedor de maravillas: Tú solo eres Dios. 11 Enséñame, oh Jehová, tu camino; caminaré yo en tu verdad: Consolida mi corazón para que tema tu nombre. 12 Te alabaré, oh Jehová Dios mío, con todo mi corazón; Y glorificaré tu nombre para siempre. 13 Porque tu misericordia es grande para conmigo; Y has librado mi alma del hoyo profundo. 14 Oh Dios, soberbios se levantaron contra mí, Y conspiración de fuertes ha buscado mi alma, Y no te pusieron delante de sí. 15 Mas tú, Señor, Dios misericordioso y clemente, Lento para la ira, y grande en misericordia y verdad; 16 Mírame, y ten misericordia de mí: Da tu fortaleza á tu siervo, Y guarda al hijo de tu sierva. 17 Haz conmigo señal para bien, Y veánla los que me aborrecen, y sean avergonzados; Porque tú, Jehová, me ayudaste, y me consolaste.



Meridiana: Salmo 2


1 POR qué se amotinan las gentes, Y los pueblos piensan vanidad? 2 Estarán los reyes de la tierra, Y príncipes consultarán unidos Contra Jehová, y contra su ungido, diciendo: 3 Rompamos sus coyundas, Y echemos de nosotros sus cuerdas. 4 El que mora en los cielos se reirá; El Señor se burlará de ellos. 5 Entonces hablará á ellos en su furor, Y turbarálos con su ira. 6 Yo empero he puesto mi rey Sobre Sión, monte de mi santidad. 7 Yo publicaré el decreto: Jehová me ha dicho: Mi hijo eres tú; Yo te engendré hoy. 8 Pídeme, y te daré por heredad las gentes, Y por posesión tuya los términos de la tierra. 9 Quebrantarlos has con vara de hierro: Como vaso de alfarero los desmenuzarás. 10 Y ahora, reyes, entended: Admitid corrección, jueces de la tierra. 11 Servid á Jehová con temor, Y alegraos con temblor. 12 Besad al Hijo, porque no se enoje, y perezcáis en el camino, Cuando se encendiere un poco su furor. Bienaventurados todos los que en él confían.



Vespertina: Salmo 16


1 GUARDAME, oh Dios, porque en ti he confiado. 2 Dijiste, oh alma mía, á Jehová: Tú eres el Señor: Mi bien á ti no aprovecha; 3 Sino á los santos que están en la tierra, Y á los íntegros: toda mi afición en ellos. 4 Multiplicaránse los dolores de aquellos que sirven diligentes á otro dios: No ofreceré yo sus libaciones de sangre, Ni en mis labios tomaré sus nombres. 5 Jehová es la porción de mi parte y de mi copa; Tú sustentarás mi suerte. 6 Las cuerdas me cayeron en lugares deleitosos, Y es hermosa la heredad que me ha tocado. 7 Bendeciré á Jehová que me aconseja: Aun en las noches me enseñan mis riñones. 8 A Jehová he puesto siempre delante de mí: Porque está á mi diestra no seré conmovido. 9 Alegróse por tanto mi corazón, y se gozó mi gloria: También mi carne reposará segura. 10 Porque no dejarás mi alma en el sepulcro; Ni permitirás que tu santo vea corrupción. 11 Me mostrarás la senda de la vida: Hartura de alegrías hay con tu rostro; Deleites en tu diestra para siempre.



AÑO BÍBLICO:


GUÍA DE ORACIÓN

Cadena de Oración por País y Localidad:

  • Cuba-Comecará

  • Guatemala-San Marcos

ACTIVIDADES:

  • Salmo del mes: #2

Actividades:

  • Lección especial





52 views
  • Facebook - círculo blanco
  • Twitter - círculo blanco
  • YouTube - círculo blanco

641 W.  Flagler St. Miami, FL. 33130

© Copyright Soldiers of the Cross of  Christ Church.

Todos los derechos reservados.

Managed by the Communications Ministry SCC.