Un Ministerio que se Perfecciona en la Humildad.

Creado por Dios para Servir. 

Santificado para la Obra de Cristo.

HISTORIA

En los años 90 el Ministerio recibió un impulso grande con la llegada como ministro de José Tomás Rodríguez, quien junto con un grupo de hermanos trabajó proyectando el ministerio en los eventos internacionales de los países donde asistieron.

 

Desde finales de los 80’s el hermano Luis Álvarez trabajó profusamente en la creación de una banda compuesta por una nueva generación de jóvenes músicos, y así se enarboló lo que en nuestras grandes convenciones participa como un elemento imprescindible, la banda de nuestra iglesia.

 

Al mismo tiempo surgía un proyecto ambicioso de unir las voces frescas de la juventud en un monumental coro juvenil internacional, y para tan grande empresa fue llamado el hermano Daniel Luis, hijo de nuestro recordado y amado obispo Buenaventura Luis. Él comenzó una labor formidable al frente del gran coro juvenil de la iglesia, participando en grandes y memorables eventos.

Corrían los finales de los años 70’s y principios de los 80’s del siglo pasado. Una estela de nuevos músicos estaba surgiendo en la iglesia. Las familias Almeida, Thomas, Mendiondo, Mondejar, Rodríguez, Peña, Hall y otras procedentes también de la isla de Cuba, así como muchas otras levantadas por Dios en diversos puntos de América, estaban siendo ungidas con el don de la música, la alabanza y la adoración.

 

La música en vivo en los grandes eventos de la iglesia como conferencias internacionales permitió la creación de agrupaciones como las bandas de instrumentos, los tríos con guitarras, grupos musicales de jóvenes, etc. Como puntas de lanza estaban aquellos siervos fieles que dirigieron la iglesia en ese entonces, quienes dieron un impulso maravilloso a este ministerio, como el, en aquel entonces, arzobispo Florentino Almeida, el obispo Luis Cruz Lara y el obispo Joel Mondejar, quien además fue el primer ministro de música oficialmente nombrado cuando la dirección central instituyó el ministerio. El obispo Mondejar junto a la inolvidable “Lolita”, Dolores Rojas, quien en aquellos años trabajaron incansablemente como un matrimonio en diversas latitudes de la iglesia, llevaron avivamiento con instrumentos como el acordeón, la guitarra o el piano, donde existía uno, dirigiendo coros de adultos, de jóvenes y niños.

 

La actividad fue incesante, la iglesia estaba rebosando de alabanza y de un ambiente espiritual glorioso. Después se dieron nuevos impulsos al ministerio pero eso, es otra historia.

641 W.  Flagler St. Miami, FL. 33130

© Copyright Soldiers of the Cross of  Christ Church.

Todos los derechos reservados.

Managed by the Communications Ministry SCC.

  • Facebook - círculo blanco
  • Twitter - círculo blanco
  • YouTube - círculo blanco