press to zoom

press to zoom

press to zoom

press to zoom
1/4

NUESTRAS CREENCIAS

DIOS.jpg

Creemos en uno y solo un Dios viviente, que es el Ser supremo. Su naturaleza es espiritual, es decir, sin cuerpo material, y por lo tanto, invisible a los ojos físicos. Tiene existencia propia y es eterno, nunca dejará de ser, de cuya presencia nadie puede esconderse, porque está en todas partes. No está sujeto a cambio alguno en su ser, atributos o propósitos, porque es inmutable. Él es creador de todas las cosas y Salvador del hombre. Nadie puede frustrar, ni detener sus propósitos, porque Él es Soberano. En Dios se encuentra todo poder, todo conocimiento, todo amor, toda misericordia, toda sabiduría y absoluta justicia y perfección. Gen. 1:1; Deuteronomio 6:4; Ex. 33:20; Isaías 43:10,11; 44:6; Jr.10:10; San Mateo 5:48; San Marcos 12:29,30; Jn. 4:24; Jn. 5:26; Sal. 145:17; Nm. 23:19; Stg. 1:17; Gn.1.1; Tit. 3:4,5; Apocalipsis 19:6

DIOS

CUADRO-BIBLIA.jpg

Creemos que las Escrituras del Antiguo y del Nuevo Testamento, son la verdad eterna, la Santa palabra de Dios, el mensaje del Creador al hombre, la autoridad decisiva en todo el ámbito de la fe cristiana y su práctica. Creemos que, aunque la Biblia fue escrita por hombres; estos lo hicieron total y completamente inspirados por el Espíritu Santo. El Espíritu de Dios fue quien guió la elección de las palabras usadas en los escritos originales, y por lo tanto, las Sagradas Escrituras en su totalidad son inspiradas por Dios. Creemos que las Escrituras son infalibles, y libre de todo error. La Biblia es la exacta voluntad de Dios para la humanidad. Salmos 119:89; Mateo 5:18; Marcos 12:36; San Juan 5:39; 20:31; Juan10:34-35; Hechos 1:16; Romanos 3:1-4; Gálatas 3:16; II Timoteo 3:16; Hebreos 4:12; II Pedro 1:19-21,25; Apocalipsis 22:18,19.

LA BIBILIA

CUADRO-JESUCRISTO.jpg

Creemos que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios, Salvador y Redentor del hombre y único mediador entre Dios y los hombres. Él es el único camino para llegar a Dios y alcanzar la vida eterna. Él es uno con el Padre y con el Espíritu Santo; y por lo tanto, posee todos los atributos divinos. Y aunque fue verdadero hombre sin pecado, es también verdadero Dios. Jesucristo murió en la cruz por toda la humanidad, resucitó al tercer día, ascendió al cielo y está a la diestra del Padre intercediendo por la humanidad. Pronto vendrá nuevamente a la tierra, como el Gran Juez para recompensar a cada uno según sean sus obras.  San Mateo 16:13-17; San Juan 6:69; 14:6; Hechos 4:10-12; 1ª  Timoteo 2:5; Hechos 10:42; Hebreos 10:12; Apocalipsis 22:12.

JESU
CRISTO

CUADRO-ESPIRITU-SANTO.jpg

Creemos que el Espíritu Santo es un Ser personal. Él es uno con el Padre y con el Hijo, teniendo todas las características y atributos Divinos, por lo cual las Sagradas Escrituras lo reconocen como Dios. Él habita en los creyentes que han tenido limpieza  de sus pecados, a través de su santo bautismo, sellándolos para la salvación. El Espíritu Santo consuela, y guía al creyente a toda verdad. También los capacita y respalda con su poder divino y diferentes dones espirituales, con el propósito de edificar su iglesia, y testificar al mundo del poder de Dios. Hechos 2:2-4; 2:33; San Juan 14:16; San Mateo 28:19; Joel 2:28; San Juan 16:13; 1ª Corintios 12:1, 4-11; 1ª Corintios14:12; Hechos 3:12;  Efesios 1:13-14; Efesios 4:30.

Santo

ESPÍ
RITU

CUADRO-TRINIDAD.jpg

Creemos en la Trinidad: Dios el Padre, Dios el Hijo y Dios el Espíritu Santo, iguales en divina perfección. Creemos que dentro de la unidad del ser de un único Dios, existen tres distintas personas, el Padre, el Hijo, y el Espíritu Santo. Estos tres comparten la misma naturaleza y los mismos atributos, por lo tanto, estos tres son el único Dios. San Mateo 28:19; Hechos 5:3; 2Corintios 13:13; 1Juan 5:7.

LA
TRI
NI
DAD

CUADRO-DIOS_edited.jpg

Creemos que la salvación solo se obtiene por medio de Jesucristo, quien ofreció su vida sin pecado como sustituto por el culpable. Que es por gracia, por la fe. Que el arrepentimiento es necesario para recibirla. Que el hombre es libre para aceptar o rechazar la oferta de salvación que le hace Cristo. Que las buenas obras, y la obediencia a los preceptos que Dios ha establecido en su palabra, son el resultado y el testimonio de una salvación genuina. Que el hombre que da sus espaldas a Dios y no persevera en el camino de salvación, pierde dicho privilegio. Rom. 8:17; 1 Ped. 3:7; Mt.11:20-24; Juan 4:39-42; Fil. 1:6; 1ped. 1:5; Mt. 18:21-35; Hech. 1:2.

SAL
VA
CIÓN

 
 
logo-blanco-es.png